Usted está aquí

Noticia

Galicia apuesta por la simplificación del Fondo Europeo Marítimo-Pesquero y por su adaptación a la realidad del sector
  • Silvia Cortiñas subraya que Galicia lleva trabajando desde la aprobación del actual FEMP para agilizar y simplificar su tramitación y realizó distintas gestiones ante las instituciones europeas para que el futuro Fempa sea más ágil y acorde a la actividad de los distintos los actores de la cadena mar-industria gallega
  • El Ejecutivo gallego expone las dificultades existentes en la tramitación y en la ejecución por la superposición de las normativas europea, estatal y autonómica no sólo relativas al FEMP sino también a la concesión de ayudas y a la tramitación administrativa

  • Santiago de Compostela, 3 de marzo de 2022.- Galicia defiende la necesidad de simplificar la tramitación administrativa del futuro Fondo Europeo Marítimo de Pesca y de Acuicultura (Fempa) y de adaptarlo a la realidad del sector marítimo-pesquero. En este sentido, la comunidad gallega lleva trabajando desde la aprobación del actual FEMP para agilizar y simplificar su tramitación y realizó distintas gestiones ante las instituciones europeas para que el futuro Fempa sea más simple, ágil y acorde a la actividad de los distintos actores de la cadena mar-industria gallega. Así lo expuso hoy la secretaria general técnica de la Consellería del Mar, Silvia Cortiñas, en la Comisión 8ª de Pesca y Marisqueo del Parlamento.
    La representante del Ejecutivo gallego puso de relieve esta necesidad ante las dificultades de tramitación que implica el actual fondo y que dificultan el acceso a los recursos de sus potenciales beneficiarios y su ejecución. En esta línea, incidió en que ya se logró avanzar en algunos aspectos, pero que aún es necesario trabajar, puesto que a las complicaciones de ejecución se añaden los condicionantes derivados de la crisis ocasionada por la pandemia de la covid-19.
    En este sentido, expuso que en el año 2020 y parte del 2021 la mayor parte de la actividad administrativa estuvo dirigida a gestionar soluciones a los problemas generados por la crisis sanitaria. Además señaló que la declaración del estado de alarma obligó a la suspensión de los plazos provocando retrasos en la tramitación, entre otros aspectos.

    A mayores, la secretaria general técnica recordó que el actual fondo ya tardó en ponerse en marcha por la demora en la publicación del reglamento que lo rige así como por el retraso en la aprobación tanto del programa operativo de España como de los criterios de selección de los proyectos, lo que hizo que no comenzara su utilización hasta 2016, dos años después de su teórica entrada en vigor.
    También subrayó que la ejecución del fondo se topa con numerosos problemas, como las dificultades para agilizar los trámites fruto de la superposición de las normativas europea, estatal y autonómica, no solo relativa al FEMP sino también a la concesión de subvenciones y ayudas y a la tramitación administrativa. Esta situación, incidió, deber al cumplimiento de una normativa compleja, confusa y mismo incoherente.
    La representante de la Consellería del Mar destacó que esa situación deriva en la complejidad de gestión inicial y resolución de las solicitudes, en la dificultad de ejecución material por parte del beneficiario y en los problemas para la comprobación y pago por parte del órgano gestor en tan corto espacio de tiempo.
    Además Silvia Cortiñas apuntó a la falta de claridad en distintos términos aplicables a la concesión de las ayudas que obligan a realizar consultas constantes a la Comisión Europea y que mismo han clarificado interpretaciones diferentes del mismo asunto que hacen variar el objeto y alcance de los aspectos subvencionables.
    La secretaria general técnica también hizo referencia a la ausencia de potenciales beneficiarios del FEMP como pueden ser las mariscadoras a pie a título individual, para adquirir equipaciones personales como neoprenos o herramientas. A ellos añadió la exclusión de las empresas comercializadoras, lo que hace que firmas dedicadas a la primera venta se vean imposibilitadas o limitadas a recibir el apoyo de fondos europeos.