Usted está aquí

Noticia

Galicia analizará todas las vías legales para recurrir la decisión de Bruselas de vetar la pesca de fondo en cerca de un centenar de áreas en aguas comunitarias
  • El Ejecutivo gallego convocará a los representantes del sector y a expertos juristas para evaluar las distintas posibilidades y elegir la más efectiva en la defensa de los intereses de la flota gallega
     
  • La comunidad va a buscar aliados en el resto de autonomías y regiones europeas con intereses pesqueros y el propio presidente de la Xunta solicitará una reunión con el comisario de Medio Ambiente, Océanos y Pesca para abordar este asunto
     
  • Rosa Quintana reprobó la mala fe con la que está actuando la Comisión Europea en esta cuestión pues en julio se comprometerá a revisarla atendiendo a nuevos datos e informes, pero decidió avanzar con la medida sin hacer ningún tipo de ajuste
     
  • La titular de Mar recuerda que este tipo de actuaciones muestran una falta de equilibrio entre los aspectos medioambientales y los socioeconómicos a la hora de legislar pues supone prohibir artes de pesca tan selectivas y sostenibles como el palangre
     
  • El veto de Bruselas afecta de manera directa la alrededor de 200 barcos de capital gallego y su impacto potencial puede llegar al millar de embarcaciones bien por el solapamiento de zonas de pesca bien por la futura ampliación de esta prohibición

  • A Coruña, 16 de septiembre de 2022 La conselleira del Mar, Rosa Quintana, anunció hoy que la Xunta va a analizar todas las vías legales que tiene a su disposición para recurrir la decisión de la Comisión Europea de vetar la pesca de fondo en cerca de un ciento de áreas en aguas comunitarias. La representante del Ejecutivo gallego explicó durante un acto en A Coruña que en los próximos días convocará a los representantes del sector y a expertos juristas de la Fundación MarInnLeg y del Instituto de Estudos Europeos Salvador de Madariaga de Universidade da Coruña (UDC) para evaluar las distintas posibilidades y elegir la más efectiva en la defensa de los intereses de la flota gallega.

     

    Esta cuestión ya había sido abordada con el sector y con estas dos entidades en julio ante el temor a que esta medida se aplicara, un asunto en el que es determinante el rango de norma dado por Bruselas y los detalles del texto definitivo, que se publicará próximamente en el Diario Oficial de la Unión Europea.  

     

    La titular de Mar también subrayó que Galicia va a buscar aliados en el resto de comunidades autónomas y regiones europeas con intereses pesqueros así como en el Gobierno central, que concuerda con la comunidad en la necesidad de defender a la flota. En esta línea, las actuaciones de la Xunta van a ser al más alto nivel y el propio presidente del Ejecutivo gallego, Alfonso Rueda, va a solicitar una reunión con el comisario de Medio Ambiente, Océanos y Pesca, Virginijus Sinkevicius, para abordar esta cuestión.  

     

    Rosa Quintana lamentó que el Ejecutivo comunitario esté primando en sus decisiones los aspectos medioambientales sobre los económicos y sociales, en contra del que establece la Política Pesquería Común, y reprobó la mala fe con la que actuó Bruselas en estos meses. Lo hizo refiriéndose a la reunión que la directora general de Asuntos Marítimos y Pesca (DG MARE), Charlina Vitcheva, mantuvo a mediados de julio en Galicia con el sector y con las Administraciones gallega y española para analizar esta cuestión y en la que dijo que se iban a revisar los informes y datos de los que disponía el Ejecutivo comunitario para suavizar esta situación.

     

    “Sin aportar datos nuevos ni estudios sobre esta materia, avanzan en una decisión que parece que ya tenían tomada antes de esa reunión”, denunció la conselleira. “Es de sentido común que las agresiones al ecosistema estén prohibidas, pero no tenemos ningún informe que diga que depositar un anzuelo de un arte de pesca de fondo -como el palangre, que es muy selectiva- suponga más daño que tirar piedras de grandes dimensiones al fondo del mar sin ningún control, como hizo en los últimos días alguna organización ecologista”, aseveró.

     

    Sin aportar informes

    En esta línea, Rosa Quintana calificó de indignante a actuación de Bruselas en esta cuestión pues tampoco aportó dictámenes biológicos ni socioeconómicos que sustenten su propuesta, una falta de argumentos sólidos que hace que la decisión se esté adoptando en base a datos parciales y sin actualizar.

     

    La representante de la Xunta defendió que todas las artes de pesca son respetuosas con el medio ambiente si se emplean bien y lamentó que el Ejecutivo comunitario dé prioridad nuevamente a las tesis medioambientalistas por arriba de las aportadas por los científicos y el propio sector. Por eso, aseguró que Galicia va a trabajar sin descanso en la defensa de los intereses de su flota y que esta medida llegue a aplicarse.

     

    La titular de Mar advirtió de que esta medida afecta de manera directa la alrededor de 200 barcos de capital gallego y su impacto potencial puede llegar al millar de embarcaciones, incluyendo las artes menores, bien por el solapamiento de zonas de pesca o por la futura ampliación de esta prohibición. “Puede producirse un desplazamiento de las flotas que estaban trabajando en esas áreas la otras próximas en las que faenan otros buques, por lo que habría una sobreexplotación dieras caladeros”, lamentó.

     

    Este tipo de medidas, añadió, ponen en riesgo el futuro del sector y puede suponer la pérdida de embarcaciones y de empleos, una factura que Galicia no está dispuesta a asumir. En este sentido, expuso Rosa Quintana, España pasó de tener más de 30.000 buques en los años 80 a algo más de 8.000 en la actualidad, por lo que no puede hacer mayor esfuerzo en este sentido.

     

    “No podemos consentir tener los recursos en niveles de rendimiento máximo sostenible e impedir que el sector pesquero desarrolle su actividad. Se perdemos flota, el día de mañana terceros países vendrán a extraer unos recursos que son de todos los ciudadanos de la Unión Europea”, concluyó la conselleira del Mar.